El Cambur y el Plátano

El Cambur:

Proveniente de Asia, el cambur pasó, en poco más un siglo, de ser escasa y cara a convertirse en un producto de consumo generalizado. Aunque se encuentran definiciones en diccionarios gastronómicos como una "planta de las musáceas, parecida al plátano", en realidad es el nombre que recibe el banano en algunos países centro y suramericanos.

Su contenido en agua alcanza el 80% pero tiene muchos azúcares, alrededor de un 18%, fundamentalmente sacarosa, fluctosa y glucosa. El 0.75% son proteínas, otro tanto de fibra, un 0.25% de grasa y prácticamente la misma cantidad de vitaminas A, B y C y minerales. Los plátanos carecen de glúten.

El cambur es muy alimenticio y energético; tiene fama de engordante, lo que no es totalmente cierto, pues suministra unas 99 calorías por 100 gramos de pulpa, cantidad relativamente modesta, frente a otros alimentos. El cambur es rico también en potasio, en vitamina A, en carbohidratos, alrededor de 23 gramos por 100 gramos de pulpa; es un buen alimento para el crecimiento de los niños. También contiene pectina, que lo hace untuoso; y ácido málico, que lo hace refrescante cuando se come crudo.

Por el alto contenido en potasio que tiene el cambur, ayuda a prevenir calambres. Combinado con la energía de asimilación rápida que ofrece, lo convierte en una fruta ideal para reponerse durante la realización de diversas actividades deportivas.

En Venezuela tenemos muchas variedades de cambur, las más comunes son:

- Cuyaco o rabo de mula: es el más común. De color amarillo, largo, de piel gruesa verdiamarilla y tres aristas.

- Guineo: el gros michel de Centroamérica

- Manzano: pequeño, regordete, muy gustoso y de piel bastante delgada y amarilla

- Morado: como su nombre lo indica, con piel morada y con fama de ser menos digerible

- Pineo: amarillo con pintas marrones negruzcas

- Titiaro: el más dulce de todos, proviene de la región de Barlovento y su nombre le viene por lo pequeñito, no mide más de 6 centímetros de largo y su sabor es diferente a los anteriores.

- Titiarito: todavía más pequeño que el titiaro

- Topocho: que debe estar muy maduro para comerlo crudo y muy apropiado para ser cocido. Muy utilizado en los tradicionales sancochos venezolanos cuando está verde y, cuando está maduro, se consume crudo o frito

El Plátano:

Tal y como lo define Armando Scannone “El plátano es el mejor exponente de la presencia del dulce en nuestra comida, de nuestro sabor nacional, pues aun en las regiones que aseguran que su comida no es dulce, el plátano no faltará en el plato, acompañando otro alimento, hasta el más disímil, como cualquier pescado o incluso bacalao”.

Cultivados desde la antigüedad, originarios de las zonas tropicales de India y Asia. Se sabe que estaban en Venezuela para 1660. Crece excelentemente también en el trópico y es Ecuador el principal país productor en Suramérica. Era conocido como “la fruta de los sabios” y según cuenta la historia los gurus y santones los comían verdes, como prueba de austeridad.
Por su parte, Plinio escribe que “el plátano procede de la India donde Alejandro Magno lo habría encontrado. Una vez en manos de los árabes se extendería por África y, desde las Canarias, el fraile español Tomás de Berlanga lo llevaría a España”. A su vez, los portugueses lo introdujeron en Brasil, arraigándolo en todo el Caribe y la América tropical, cuyas producciones actuales son de gran importancia.

El plátano se define como una planta herbácea de gran porte y frutos comestibles, que podría confundirse con un árbol mas no lo es. Así pues, existe la planta de plátano de sombra o de los paseos, de hasta 3 o 4 mts de altura y de gran longevidad, cuya corteza se desprende por placas, de fruto de nuececilla y se utiliza como árbol de adorno en plazas y paseos; y la planta de plátano falso, de corteza lisa, con hojas de color verde oscuro por el haz y amarillo azulado por el envés.

Beneficios del plátano:

- Los plátanos son muy digestibles, lo cual es bueno para los niños, los convalecientes y los ancianos. Favorecen el crecimiento de los más jóvenes y contrarrestan la deficiencia de calcio y los huesos frágiles en los mayores.

- Según recientes investigaciones, la piridoxina, contenida en el plátano, es esencial para la utilización de proteínas y aminoácidos.

- Ayuda a la formación de glóbulos rojos y resulta imprescindible para el correcto funcionamiento del sistema nervioso e inmunológico.

- Puede prevenir síntomas de asma y ayuda a reducir riesgos de padecimientos cardiovasculares.

- El plátano, ya maduro, es un alimento de fácil digestión, con mucha fibra soluble. En este sentido es adecuado para el tratamiento tanto del estreñimiento como de la diarrea.

- Ayuda a eliminar el colesterol.

- El plátano es rico en una fécula que es excelente para el tratamiento y la prevención de úlceras estomacales.

El plátano y todas las variedades de cambur se dan perfectamente en nuestro suelo y se distinguen claramente, pues el primero suele comerse cocido pues, contiene menos azúcar y más almidón, aunque podría ingerirse también crudo cuando está maduro; el segundo, por su parte, normalmente se ingiere como fruta por su alto contenido de azúcar.

Ambos sufren grandes transformaciones con la maduración: el azúcar se transforma en almidón y la piel se adelgaza, transformándose en pulpa. Continúan madurando aun después de cortados. Para transportarlos deben cortarse antes de madurar y para exportarlos deben conservarse refrigerados a temperatura constante de 13 grados centígrados, aunque una vez maduros se ennegrecen en la nevera. Crecen en racimos que contienen unas 10 a 12 "manos", cada una con 12 a 16 frutos, para cada racimo tener entre 120 a 200 frutos.

REFERENCIA

Vásquez, Cristina. “Las Frutas Fuente de Salud y Energía”. 2001

Scannone, Armando. “El Plátano y el Cambur”. 1999

Arroces Aves y Caza Carnes Cocteles y Bebidas Ensaladas
Entradas Infantiles Internacionales Pastas Pescados y Mariscos
Navideñas Venezolanas Postres Salsas Sopas y Cremas