La Cocina Gallega

La cocina gallega goza de la merecida fama de tener productos naturales de primerísima categoría y es, como casi toda la Española, heredada directa de la 'Cibaria' Romana, que se basa en la utilización del aceite de oliva, el pan de trigo y el vino. Sin dejar de lado la influencia de la cocina de los pueblos nórdicos que se asentaron en Galicia, de los que se conserva el uso de la grasa de cerdo y el centeno.
Definitivamente, en este tipo de gastronomía no hay refinamiento pretencioso, pues con sencillez, y siempre respetando la tradición y los viejos hábitos, ha sabido situarse no sólo entre las mejores de España, sino entre las mejores del mundo.

Así pues, la cocina gallega cimenta su prestigio en la excelencia de sus productos: magníficas carnes, formidables frutos del campo y sobre todo, inigualables mariscos y pescados, los que configuran buena parte de dicha gastronomía. Pero la cocina gallega no se limita a una gran variedad de pescados y mariscos, pues además de una cocina de costa, existe una comida del interior, en la que el cerdo y las verduras son los ingredientes básicos.

El principal atractivo de la gastronomía gallega es su variedad, al punto que resulta casi imposible definir un plato típico. Sin embargo, destacan:

- Empanada: Tiene su origen entre los siglos X y XIII, ya que la primera representación iconográfica que de ella se encuentra está en las Ménsulas del Pazo de Xelmírez (siglo XIII), que se hicieron con motivo de la boda del Rey Alfonso IX. Consiste en un relleno de pescado a la plancha cocinado con aceite, ajo y pimienta roja. El marisco y el cerdo son otras alternativas para el relleno. Una de las características de la empanada gallega es la suavidad, ligereza y finura del pan, sobre todo en las de las zonas costeras.


- Vieras de Santiago: Son vieras en la concha (es el símbolo del Santo Santiago) cubiertas por una salsa de tomate y brandy a la parrilla.

- Cocido Gallego: Guiso muy nutritivo con carne de vaca, jamón, gallina, chorizo, repollo, papas, garbanzos y judías, ideal para el frío y el trabajo al aire libre en invierno.

- Pulpo: Cocinado a la parrilla con mucho ajo y pimienta roja.
- Pulpo "a la feira": Cocido, troceado, adobado con pimentón y sal, y rociado con aceite crudo.

- Queso Tetilla: Llamado así porque tiene la forma del pecho de una mujer.

- El Lacón con Grelos: Es una de las comidas más típicas durante los meses fríos, desde San Martiño, a primeros de noviembre, hasta el martes de carnaval. Además del lacón cocido y los grelos enteros, se le añaden papas y chorizo.

- Existe una gran variedad de pescados, sin duda los más sabrosos son los que se pescan en las proximidades de la costa como: merluza, rodaballo, lubina, mero, lenguado. También se encuentra el exquisito camarón “preciado aperitivo”, como los calamares y los “chocos”, fritos o en su tinta. Existe otro grupo de mariscos que se incluye como plato fuerte, estos son: la centolla con sus tres sabores, la langosta, el bogavante, los langostinos, las vieiras y las almejas en sus mil variedades de salsas, y el mejillón.
Entre los peces de río, se pueden nombrar las truchas, salmones, angulas, anguilas, sábalos, reos, lampreas, entre otros.

- Galicia cuenta también con una exquisita gama de quesos frescos.

- En cuanto a su repostería, destacan las filloas, las flores y orejas de sartén, delicadas frituras típicas del carnaval, y la fabulosa queimada de aguardiente con azúcar, lo que constituyen los más originales y agradables postres que se puedan saborear en Galicia.

- Para los amantes del vino, ésta también es una buena tierra para dar disfrute al paladar. Cinco Denominaciones de Origen aseguran la variedad y calidad de los caldos:
- Albariño
- Monterrey
- Rías Baixas
- Ribeira Sacra
- Ribeiro
- Valdeorras.

Pero definitivamente existe un elemento común en la gastronomía gallega, basado en la forma clásica, cariñosa, familiar, artesanal, pausada, abundante y variada de preparar sus platos. Así pues, un mismo producto se prepara de múltiples maneras y en cada lugar.
Finalmente, Galicia es el final de un glorioso camino y meta de una insuperable cocina que llega del pasado, a lo largo de los siglos, y que supo adaptarse a los métodos coquinarios modernos. Su rica huerta y sabrosas carnes, pescados y mariscos, son los ingredientes de una variada cocina, donde las empanadas y los potes forman un capítulo fundamental, dejando satisfecho al más exigente comensal.

Actualmente, la cocina gallega cuenta con genios de la gastronomía como Roberto Crespo, Toñi y Angeles Vicente, Ana Gago y Eduardo Pardo, juntos con un colectivo de jóvenes con el nombre de GALICIANO, quienes trabajan con los grandes, y regresan a su tierra incorporando nuevas técnicas cuidando la estética, el servicio y la carta de vinos, que antes no hubo.

“La materia prima está al alcance de la mano, y sobre la misma se recrean recetas y sabores de la cocina tradicional con un toque de exquisitez, y se inventan nuevos platos sobre elementos conocidos que se aplican con inteligencia y moderación.”

Arroces Aves y Caza Carnes Cocteles y Bebidas Ensaladas
Entradas Infantiles Internacionales Pastas Pescados y Mariscos
Navideñas Venezolanas Postres Salsas Sopas y Cremas